Balenciaga en la Semana de la Moda

Miércoles, 1 Octubre   

Lo ha vuelto a hacer. Se ha entregado a su propio futurismo. Con las mismas premisas que este invierno y looks practicamente calcados, pero muy distintos, Nicolas Ghesquière vuelve por sus fueros y se reinterpreta, que no reinventa, a sí mismo. Y quiénes somos nosotros para contradecirlo. Si por algo ocupa el cargo de director creativo de una maison legendaria que lleva el nombre del maestro de la forma y el volumen por excelencia es porque cualidades le sobran para continuar su legado.

Hace tiempo que rompió con la estética sosegada de la casa y se hizo con las riendas de un universo estético muy particular; Ghesquière es arriesgado, osado y controvertido, o se le ama o se le odia; le pierden las siluetas transgresoras, los tejidos tecnológicos y se acerca más a lo andrógino que a lo femenino, pero su talento, es indiscutible.

No es nada nostálgico ni mitómano, menos de sí mismo, y aunque sus colecciones borren practicamente el recuerdo del glamour exquisito de Cristóbal Balenciaga, hay mucho de chic en su visión del mundo.


Tags: